2 may. 2011

Abaddón el exterminador, de Ernesto Sabato.

La alimentación vegetariana es conservadora de la salud y, además, favorece la espiritualización de la humanidad. La alimentación animal o cadavérica acarrea enfermedades, acorta la vida, embrutece la conciencia, embota los sentidos, fomenta las pasiones, acrecienta el egoísmo. Además de constituir un producto inmoral, ya que todo lo que atenta contra la vida de un ser es una inmoralidad, un crimen. el régimen cárneo es lo que mantiene a la humanidad en el más completo oscurantismo, impidiendo que pueda vislumbrar la verdad y elevarse espiritualmente...

El daño que se ha hecho por medio de los médicos es tal vez el más grande de todos. Ni las guerras, ni las pestes, ni los crímenes, ni los terremotos superan al monstruoso exterminio llevado a cabo por la medicina mediante el consuno de carne. Con esto ha embrutecido la conciencia individual y ha multiplicado las enfermedades...

La salud física es también salud espiritual. Al comer los cadáveres de nuestros hermanos inferiores no sólo cometemos una especie de antropofagia, puesto que son nuestros hermanos, sino que nos embrutecemos.

Pero volviendo al crimen que cometemos con los animales, tengo experiencias muy interesantes. Los animales son como son como los niños, aprenden por medio del lenguaje humano y de la disciplina educativa. Las pruebas experimentales que he venido realizando me han dado espléndidos resultados y he podido comprobar que todos los animales sin excepción se elevan y se identifican con el hombre tan pronto como son sometidos a esa disciplina. Y para esa educación no debe emplearse más que el lenguaje humano, al cual responden de una manera admirable...

Tenemos el deber de elevar a nuestros hermanos inferiores mediante nuestro más elevado instrumento, que es el lenguaje.

El reino animal constituye un arcano profundo velado por el Divino Creador. Inmolar a los seres que lo componen es un crimen, un monstruoso acto, un atentado contra la ley natural de la convivencia terrestre y su finalidad evolutiva. ¿Qué pensaríamos de un monstruo que se comiese a los niños que no pueden todavía hablar?. Agregaré que mientras la carne embota la conciencia, los vegetales la sensibilizan. Observe los animales herbívoros, como el caballo o la vaca, son mansos por naturaleza

1 comentario:

  1. completamente de acuerdo con tu publicación,me alegra que puedas divulgar esto puesto que no mucha gente esta de acuerdo con esto, los seres humanos hemos sido creados para comer vegetales y frutas no cadáveres
    un abrazo

    ResponderEliminar

DEJAME TU COMENTARIO,APRENDEMOS DE LA INTERACCION CON LOS OTROS,ES LINDO SABER QUE OPINAS.